Beneficios de los profesores particulares a domicilio

Todos los alumnos necesitan ayuda en determinadas etapas escolares, y los profesores particulares a domicilio ayudan a mejorar el rendimiento escolar con herramientas y metodologías específicas que permiten mejorar los resultados escolares, aumentar su motivación y, en general, su autoestima.

Beneficios de contar con profesores particulares a domicilio:

Ayuda a consolidar los conocimientos y las bases necesarias para cursos futuros. En clase los profesores no pueden controlar si todos los alumnos entienden todos los conceptos necesarios y básicos para cursos futuros. Si permitimos que nuestros hijos avancen con lagunas importantes en cualquier asignatura, podemos encontrarnos con brechas de conocimiento difíciles de cubrir, y por tanto con la desmotivación y frustración de los alumnos que es una de las causas de fracaso escolar.

La formación personalizada de un alumno con un profesor es la fórmula perfecta para todos ya que permite a los alumnos entender detenidamente en casa conceptos complejos, sin dejarlos pasar por miedo a preguntar demasiado en el colegio, en asignaturas como las matemáticas o las ciencias. Con un profesor particular, los niños tienen el tiempo y seguridad necesaria para entender los conceptos con tranquilidad y evitar que se formen inseguridades por falta de base y desmotivación.

Aumenta la confianza y la motivación. En el mundo actual, los niños se sienten ansiosos por complacer a sus padres y muchas veces no comparten con ellos sus dudas e inseguridades. Un profesor particular, con la metodología adecuada, conseguirá crear un espacio de confianza para discutir los problemas que puedan estar afectando a la correcta evolución escolar del alumno. En este entorno los niños mejoran sus sentimientos de autovaloración, confianza y motivación hacia los estudios al sentirse capaces.

Aumenta la autoestima. Además de la confianza y la motivación, conseguiremos reforzar su autoestima si repasamos también asignaturas en las que avancen bien, dedicaremos mucho menos tiempo que a las asignaturas con dificultades, pero si sólo reforzamos asignaturas reprobadas, debilitaremos la valoración de sí mismo al percibir la necesidad de ayuda y su debilidad.

Aprenderán hábitos y técnicas de estudio. Gracias a profesores particulares titulados y con las correctas estrategias, adquirirán conceptos muy importantes para el resto de su vida de estudiante y vida profesional: Técnicas de estudio, planificación del tiempo, definición de objetivos, prioridades, etc.

Evita situaciones de tensión familiar. Una de las partes más estressantes en la relaciones padres-hijos, son en el apartado de las tareas escolares. Los niveles de frustración entre padres e hijos hacen que estos últimos pierdan mucha confianza en sí mismos, y para compartir problemas escolares o de cualquier índole. La figura de un profesor particular ayuda a eliminar esta tensión y facilita la confianza y complicidad entre padre-hijo en éstos y otros temas.

Como siempre, esperamos que estos consejos les resulten útiles. Recuerden que es fundamental involucrar a nuestros hijos en este tipo de decisiones ya que si les hacemos partícipes multiplicaremos su nivel de motivación y responsabilidad, y los resultados mejorarán.

Fuente e imagen: www.enclase.es