Cómo mejorar la memoria en los niños

Una buena alimentación, un correcto descanso y estimular la memoria con juegos son las mejores opciones para mejorar esta función en los niños.

María José Roldán Prieto 10 Mayo 2016

Los padres en muchas veces se preguntan qué puede ir mal cuando se trata de desarrollar la memoria en sus hijos a la hora de estudiar. Piensan que les están dando todo lo que necesitan y sin embargo, los niños parecen que se les olvida las cosas, pero cada niño tiene sus propias razones cuando a una pobre memoria se refiere. A continuación quiero explicarte algunas maneras para trabajar con los niños y que sean capaces de mejorar su memoria.

En muchas ocasiones los padres piensan que las técnicas de memoria para mejorarlas son una buena opción, y es cierto… pero se necesitan tener otras muchas cosas en cuenta para que esas técnicas para el mejor rendimiento de la memoria funcionen correctamente.

FACTORES QUE OBSTACULIZAN LAS HABILIDADES DE MEMORIA EN LOS NIÑOS
Hay algunos factores que pueden obstaculizar la memoria de los niños y hay que tenerlo en cuenta puesto que los factores emocionales son muy importantes. Si las condiciones emocionales no están resueltas, es posible que el niño encuentre extremadamente dificultoso encontrar la manera de potenciar con éxito sus habilidades académicas y de memoria. Algunos factores que obstaculizan las habilidades de memoria en los niños:
– Condiciones médicas

– Falta de concentración

– Falta interés

– Malos hábitos alimenticios

– Hábitos de sueño irregulares

– Ver demasiado la televisión o usar dispositivos móviles sin mesura

– El estrés excesivo

Aparte de las condiciones médicas (que realmente sería un motivo de preocupación), ninguno de los motivos comentados más arriba es demasiado amenazante y todo se puede trabajar. Si se trabaja con constancia y responsabilidad se puede ayudar a los niños a mejorar la memoria.

EL DIAGNÓSTICO DE LAS CONDICIONES MÉDICAS
Es muy importante el diagnóstico de las condiciones médicas en una edad temprana para ayudar a mejorar la memoria de los niños ya estudiar según sus necesidades. Las condiciones médicas podrán ser cualquier tipo de trastorno genético o lesión que podría hacer que perdieran las habilidades de memoria en los niños. Pocos de estos problemas médicos pueden ser irreversibles, pero sólo un médico podría asegurártelo. El diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado pueden ayudar a mejorar la memoria de los niños y a ayudarles a funcionar mejor en sus estudios y en otras actividades curriculares.

DORMIR BIEN
Los hábitos de sueño irregulares obstaculizan las habilidades de la memoria de los niños. Los niños necesitan tener un horario de sueño adecuado y sólo se conseguirá si se inculcan buenos hábitos, así la memoria podrá potenciarse notablemente y tendrán un mejor rendimiento académico.

Los padres deben tener un horario para sus hijos de forma regular que se conviertan en rutinas. Un horario de sueño adecuado podrá funcionar de manera positiva para la mejora del funcionamiento cerebral algo que hará que también mejore la capacidad de memoria de los niños. Los padres deben asegurarse de que sus hijos cumplan las reglas para ir a dormir. Al principio puede parecer un poco complicado, sobre todo cuando no están acostumbrados, pero poco a poco y de manera constante los niños establecerán su patrón de dormir y lo harán diariamente. Ver la televisión antes de ir a dormir no es un patrón correcto.

REDUCIR LAS HORAS DE TELEVISIÓN
Hay muchas investigaciones que sugieren que los niños ven demasiada televisión y que por culpa de esto tienen unas habilidades de memoria mucho más pobres. Ver la televisión de forma excesiva dificulta al cerebro para pensar, lo acomoda. Los niños cuanto más tiempo pasa ante la pantalla más se desconectan del mundo exterior.

Es necesario reducir el tiempo de televisión en los niños y animarles a leer libros o a ver programas de para un buen desarrollo cerebral infantil. Los dibujos animados no son una buena opción. Pero de todos modos, es necesario limitar el tiempo de exposición a las pantallas independientemente del programa que esté viendo.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN
Está demostrado que el desarrollo de la memoria tiene mucho que ver con una buena manera de comer. Lo que se come es lo que hace que el cerebro funcione mejor o peor. Si los niños están acostumbrados a comer comida basura, entonces su cerebro también se llena de basura. Una alimentación deficiente perturba el buen funcionamiento del cerebro y una mala alimentación obstaculizará el desarrollo del mismo, algo que degradará las habilidades de memoria. Todos los niños necesitan tener unos hábitos saludables de alimentación y eso es deber de los padres.

El exceso de televisión no es bueno para la memoria de los niñosEl exceso de televisión no es bueno para la memoria de los niños]
Una comida equilibrada puede ayudar a los niños a desarrollar hábitos alimenticios adecuados y a mejorar su funcionamiento cerebral algo que sin duda, hará que sus habilidades de memoria también mejoren y que estudiar no sea tan tedioso. Una comida equilibrada apropiada llena de proteínas, fibra, minerales y carbohidratos trabajará positivamente para el cerebro y por tanto mejorará la memoria de los niños.

Además existen algunos alimentos conocidos que ayudan a mejorar la memoria en los niños y que deben incluirse en la dieta diaria. Estos alimentos son:

– Verduras: berenjena, remolacha, espinaca, legumbres, cebolla, brócoli, nabos, coliflor, repollo, espárragos, pimientos, zanahorias, champiñones, rábanos.

– Frutas: fresas, manzana, arándanos, naranjas, melones, lima dulce, limón.

– Pescado: caballa, salmón, sardinas, atún.

– Productos de soja: leche de soja, trozos de soja, queso de soja.

– Productos lácteos: yogurt, leche, queso, requesón.

Los juegos de memoria

La participación de los niños en los juegos de memoria o ejercicios de memoria funciona de manera positiva y mejora la memoria de los niños y que estudiar sea más fácil. Los niños necesitan este tipo de juegos para ayudar a su función cerebral a enfocar mejor y a que puedan tener unas mejores habilidades de memoria. Esto les permitirá ver otra perspectiva de las cosas en lugar de ver demasiada televisión o dormir poco.

Cuando el cerebro está ralentizado por unos malos hábitos se vuelve urgente tomar las correcciones oportunidad para que pueda trabajar mejor. Para ello, hay que animar a los niños a resolver rompecabezas, a hacer matemáticas, a jugar a juegos de grupos, trabajar tarjetas de memoria… y en definitiva, a utilizar juegos que le ayuden a mejorar sus capacidades de memoria y que al mismo tiempo, se diviertan haciéndolo.

Con la ayuda de los padres y un cambio en los hábitos diarios así como en los hábitos de memoria, se podrán conseguir buenos resultados.

Fuente: http://www.bekiapadres.com/
Imagen: roaeducacion.wordpress.com