DETERIORO COGNITIVO

DETERIORO COGNITIVO
¿Qué es el Deterioro Cognitivo Leve?

La pérdida de memoria ha sido largamente reconocida como un acompañamiento de la vejez. La incapacidad para recordar el nombre de alguien conocido recientemente o el contenido de una corta lista del supermercado son experiencia familiares para todas las personas, y esta situación parece ser más común a medida que envejecemos.

Durante las últimas décadas, la comunidad médica ha cambiado su visión sobre la pérdida de memoria en pacientes ancianos. En el pasado estos problemas eran vistos como inevitables acompañamiento del envejecimiento, a menuda llamados “lapsos seniles”.

Más recientemente, los médicos han cambiado su forma de ver la pérdida de memoria, a tal punto que el deterioro de la memoria en cierto grado es ahora considerado patológico y a su vez, indicativo de cierto proceso que afecta el cerebro.

El umbral que los médicos utilizan para realizar su determinación es que la pérdida de memoria haya progresado de tal manera que el desempeño funcional (actividades diarias, actividades laborales) independiente es imposible, por ejemplo, si alguien no puede manejar sus finanzas, o cubrir sus necesidades básicas mínimas (bañarse, comer, vestirse). Este grado de deterioro cognitivo se denomina demencia. La demencia tiene muchas causas potenciales, la más común de las cuales es probablemente laEnfermedad de Alzheimer.

No obstante, muchas personas ancianas pueden quejarse de problemas de memoria, pero ser aún capaces de cumplir independientemente todas sus tareas ordinarias. Usualmente su habilidad para funcionar bien está basada en la compensación para superar estas dificultades, como utilizar agendas, notas en los calendarios, realizar listas de tareas, etc. En algunos casos, estas dificultades en la memoria son signos de que el empeoramiento de la pérdida de la misma, en un tiempo posterior es posible.

Hasta hace poco tiempo, los médicos no eran capaces de dar ninguna información específica acerca del significado de estas quejas, o que significado pueden tener para el futuro. No obstante, en los últimos años, ha habido un incremento substancial en el número de investigaciones clínicas enfocadas en pacientes con estas quejas. Aunque mucho más trabajo es necesario, la identificación de este problema y su desarrollo es mucho mejor ahora que en el pasado. El síndrome de problema subjetivo de memoria comúnmente se lo denomina ahora “Deterioro Cognitivo Leve” (DCL). Aunque otros términos han sido utilizados, incluyendo “Deterioro Cognitivo No Demencia” (DCND) o “Deterioro Cognitivo Mínimo” (DCM)

Síntomas

El paciente con DCL se queja de tener dificultades con la memoria. Típicamente, la queja incluye problemas para recordar nombres de personas que conocieron recientemente, problemas para seguir una conversación, y un incremento en la tendencia a no poder encontrar objetos o problemas similares. En muchos casos, la persona va darse cuenta de estos dificultades y compensará utilizando notas, agendas y/o calendarios.

Lo más importante es que el diagnóstico de DCL se apoya en el hecho que la persona es capaz de desarrollar todas sus actividades usuales en forma exitosa, sin mayor asistencia de otros que la que necesitaban previamente.

DCL & Envejecimiento normal

¿Cómo se diferencian las dificultades de memoria en DCL de aquellas del envejecimiento normal? Esta es una pregunta muy difícil a la cual no hay, todavía, una respuesta definitiva.

Muchos estudios han examinado el rendimiento cognitivo de pacientes con DCL. Estos han demostrado que, en general, estos pacientes rinden relativamente pobre en test formales de memoria (ej: evaluación cognitiva), aun cuando se compara con individuos en su mismo grupo etario. Ellos también presentan mínimas dificultades en otras áreas del pensamiento, tales como nombrar objetos o personas (acordarse el nombre de cosas), y pruebas de planeamiento complejo. Estos problemas son similares, pero menos severos, que los observados en los test neurocognitivos asociados a la Enfermedad de Alzheimer.

El interrogatorio cuidadoso ha también revelado que, en algunos casos, dificultades mínimas en las actividades diarias, tales como desempeños en sus hobbies, son evidentes.

Relación entre DCL y Demencia

¿Cual es el significado de las quejas sobre la memoria en el DCL? Estudios recientes han sugerido que este tipo de quejas son más significativas de lo que previamente se pensaba. Varios estudios han demostrado que las quejas de memoria en los pacientes ancianos son asociadas con mayor riesgo que lo normal de desarrollar demencia en el futuro. Más comúnmente, el tipo de demencia que pacientes con DCL están en riesgo de desarrollar es la Enfermedad de Alzheimer, aunque otras demencias, tales como Demencia Vascular o Demencia Frontotemporal pueden ocurrir también. No obstante, está también claro, que algunos pacientes con estas quejas nunca desarrollan demencia.

Algunas características están asociadas con una mayor probabilidad de progresión a demencia. Estas incluyen, confirmación de dificultades en la memoria por un informante confiable (tales como esposo/a, hijos o amigos cercanos), pobre desempeño en test de memoria objetivos, y algún cambio en la habilidad para llevar a cabo tareas diarias, tales como hobbies, manejo de las finanzas, manejo de situaciones de emergencia o fallas de higiene personal.

Un factor que fue tenido en cuenta en estos estudio fue la depresión, ya que muchos pacientes con depresión también se quejas de dificultades en la memoria. Varios estudios han sugerido que cierto grado de atrofia (achicamiento) o disminución en el metabolismo detectado en imágenes del cerebro (PET o RMN) incrementan las chances de desarrollar demencia en el futuro.

Aunque estos factores descriptos previamente incrementan las chances de desarrollar demencia, no es posible actualmente predecir con certeza que paciente con DCL desarrollará o no demencia. Sin embargo, muchas de las mediciones que se realizan, particularmente las mediciones en imágenes cerebrales de depósitos de amiloide, son aún consideradas útiles solamente para investigación clínica.

Evaluación

No hay establecido que evaluación realizar a personas con DCL. En INECO, estas personas son sometidos a una evaluación profunda de sus quejas, estos se realiza a través de la historia clínica, examen neurológico y al menos una evaluación neurocognitiva. La recolección de la historia clínica usualmente requiere la participación de un informante confiable.

Dependiendo de los resultados de esta evaluación, más estudios pueden ser necesarios, incluyendo análisis de sangre o imágenes cerebrales. Esta evaluación es similar a la que se realiza a individuos con problemas de memoria más severos, y está dirigido a definir mejor el problema y a buscar problemas médicos que puedan tener un efecto sobre el cerebro (infecciones, déficit nutricionales, desordenes autoinmunes, efecto adverso de algún medicamento, etc.). Una parte importante de este proceso es la evaluación para depresión, particularmente en personas con mínimas quejas de memoria.

Aunque el desempeño normal en los test neurocognitivos no garantiza que la persona no vaya a desarrollar demencia, datos actuales indican que los resultados normales son relativamente tranquilizadores al menos para el futuro cercano (aproximadamente cinco años).

Tratamiento

Actualmente no hay tratamiento específico para el DCL. En estos momentos hay estudios en progreso para investigar la utilidad del tratamiento para la Enfermedad de Alzheimer, tales como los inhibidores de loa acetilcolinesterasa, para prevenir el deterioro cognitivo en pacientes con DCL, el resultado de estos estudios debería estar disponible dentro del próximo par de años.

Sin embargo, si existe evidencia sobre el efecto positivo de la estimulación cognitiva, la dieta saludable y la actividad física para reducir las chances de que el deterioro cognitivo leve se convierta en demencia. En el futuro, nuevos tratamientos que serán desarrollados para la Enfermedad de Alzheimer se probarán probablemente en pacientes con DCL también.

Existen algunas causas inusuales de deterioro de la memoria tal como deficiencia de vitaminas o enfermedad tiroidea, por citar las más frecuentes, que usualmente son detectadas durante la evaluación inicial mediante el interrogatorio y un análisis de laboratorio clínico. El tratamiento específico para estas patologías debería ser instaurado, lo cual llevaría a la mejoría total del trastorno de memoria.

¿Cómo cuidar nuestro cerebro?

Existen muchas formas de proteger nuestro cerebro y asi reducir las chances de presentar deterioro cognitivo. Son hábitos que nos ayudan a tener a menatener nuestro cerebro saludable:

• Mantener la mente en forma: tanto las actividades sociales recreativas como realizar actividades nuevas y desafientes son formas de estimular la mente. Existen también programas de entrenamiento cognitivo desarrollados por profesionales expertos que han demostrado ser beneficiosos para retrasar o tratar los problemas de memoria.

• Actividad física regular: aquellas personas que realizan ejercicio de forma habitual (ej: caminar al menos 30 minutos la mayoría de los días) presentan menor atrofia cerebral que las personas sedentarias.

• Una alimentación saludable: una dieta que incluya frutas, verduras, lacteos descremados, pescado, cereales, aceites en crudo y escasa cantidad tanto de sal como grasas saturadas reduce las chances de presentar problemas de memoria.

• Controlar los factores de riesgo vascular: la hipertensión, la diabetes y el sobrepeso entre otros se asocia a mayor riego de deterioro cognitivo por lo cual es vital su detección y tratamiento.

• Un descanso adecuado: el sueño cumple un rol importante para el buen funcionamiento de la memoria, por lo cual respetar unas 8 horas de sueño es de suma importancia.

• Reducir el estrés: los trastornos de la atención asociados a la ansiedad son una causa frecuente de quejas de memoria. El estrés crónico tiene también un efecto negativo sobre áreas del cerebro relevantes para la generación de nuevos recuerdos como el hipocampo.

Fuente: ineco.org.ar
Imagen: