¡Me vas a sacar canas verdes!

¡Eres un desordenado!, ¿por qué no eres como tu hermana?
Tips para poner límites en la pubertad y adolescencia
1)Asumir responsabilidad: Tengo pacientes que le mienten a sus padres por miedo a las consecuencias. Por otra parte, he notado que, cuando el adolescente vive en un ambiente más relajado, se anima a asumir su responsabilidad sin mayor problema. Sin embargo, cuando no hay consecuencias en casa, entonces el mensaje que recibe es que se puede salir con la suya. Hacer espacio para que tenga confianza y asuma su responsabilidad es importante, pero también lo es el que aprenda a solucionar el problema.
2) Aprender a solucionar:- Rescatarlo: Cuando tu adolescente se mete en un problema y le dices: “¿qué vamos a hacer?”, el mensaje que le envías es que tú lo rescatarás y que de alguna manera tú también eres responsable por lo sucedido. – Castigarlo: “pues te vas a tu cuarto y luego vas a hacer esto y luego aquello”. El mensaje que mandas es que tú le tienes que decir como solucionarlo, porque el no puede. – Aprender a solucionar: ¿Qué vas a hacer? ¿Cómo lo vas a solucionar?. En esta postra no se trata de dejarlo sólo, ni que se meta en más problemas o peligros pero sí que aprenda a asumir las consecuencias naturales de sus actos.
3) Estado de ánimo: Revisa que te sucede con los actos de tu adolescente. Si reaccionamos, es muy probable que estemos llenos de enojo, frustración, miedo etc. Actuar desde ahí puede ser contraproducentes y es muy probable que entremos en la lucha por el poder. Si no te enganchas en la situación puedes ver el panorama más claro y no habrá adversario contra el cuál tu hijo quiere pelear.
Por eso, es importante que el adolescente se sienta con la confianza suficiente para abrir la situación con sus padres, pero al mismo tiempo pueda encontrar la manera de solucionar la falta. A toda acción corresponde una reacción, todos nos equivocamos y, el adolescente, necesita aprender a asumir su responsabilidad.
Recuerda nunca condicionar tu presencia o amor por alguna falta. ¡¡Esto sólo lástima la relación y el alma!!!
Fuente: Niños de Ahora
Foto: belensolerpsicologa.wordpress.com